LA VIÑA DE NABOT versus EL SISTEMA DE LA COSA LLAMADA IGLESIA (Charles E. Newbold Jr. – El Sistema de la Iglesia Ramera)


 

Acab quería la viña para hacerla un huerto, no por las uvas ni el vino que producía; quería cambiar su carácter. Los Acabs de hoy cambian el carácter de la viña santa de Dios. Clonan a los demás para parecerse a ellos mismos con el fin de satisfacer sus propios planes en lugar de permitir que el Espíritu Santo conforme a otros a la imagen de Jesús. Satanás gana el control de la viña de Dios a través de personalidades que se han engrandecido a sí mismas, de los Acabs de mano dura que gobiernan las iglesias.

Imagen

Capítulo 12 – Nabot

 Era un buen día para Nabot, paseando por su viña y probando las uvas mojadas de rocío en la quietud de la mañana. “Una buena cosecha este año”, pensó para sí, sonriendo y moviendo su cabeza en acuerdo. 1ª Reyes 21 (con un poco de mi imaginación).

 

El sol del oriente cegaba a Nabot, impidiéndole ver a Acab, el Rey de Israel, que se acercaba nerviosamente hacia él. Acab había salido temprano esa mañana. Tenía algo en mente. Su palacio estaba junto a la viña de Nabot.

 

“¡Oh!” Nabot se sobresaltó por Acab. “No te oí llegar”.

 

Acab no perdió tiempo en hacer su oferta a Nabot. “Dame tu viña para que pueda tener una huerta junto al palacio”. Te daré una viña mejor en algún otro lugar, o si lo prefieres, te daré su valor en dinero.”

 

Nabot dio un paso atrás. No podía creer lo que le había pedido. No necesitaba tiempo para tomar una decisión. Lo soltó directamente de su boca. “Guárdeme Jehová deque yo te de a ti la heredad de mis padres” 1ª Reyes 21:3.

 

El semblante de Acab decayó. Su corazón se había propuesto a toda costa la compra de este terreno de Nabot.  Angustiado, regresó a su casa, se acostó, apartó su rostro y se compadeció de sí mismo.

 

Jezabel halló a Acab con la cara larga y le preguntó: “¿Por qué está tan decaído tu espíritu y no comes?”

 

“Porque hablé con Nabot de Jezreel y le dije que me diera su viña por dinero pero el respondió: Yo no te daré mi viña”, dijo Acab lloriqueando.

 

Se levantó y dijo lo que cualquier Jezabel auténtica hubiera dicho en una situación como esa: “¿No eres tú ahora rey sobre Israel? ¡Levántate! ¡Come! ¡Alégrate! Yo me encargaré de esto. Te daré la viña de Nabot”.

 

Acab hizo lo que cualquier buen Acab hubiera hecho. Hizo exactamente lo que ella le dijo que hiciera y nunca cuestionó la forma en que planeó quitar la viña a Nabot. Un amigo mío lo vio de esta manera: “Él no deseaba saber por temor a descubrir que sus planes eran desagradables. Estos Acabs no son estúpidos. A menudo viven a través de otra persona, es decir,  a través de sus Jezabeles”.

 

No malgastó el tiempo. Su indiferencia hacia Nabot era obvia. Esta era su oportunidad de ganar más poder y autoridad para sí misma. Logró su objetivo gobernando encubiertamente a través de su marido. Ella era la voz detrás de él.  Se apresuró pasando por los siervos que estaban fuera del aposento de Acab, se quitó  su chal de los hombros, se dirigió hacia el despacho real, cogió un pergamino y comenzó a escribir cartas a los ancianos y nobles que vivían en la ciudad. Falsificó la firma de Acab sobre ellos, echó cera junto a su nombre, y selló cuidadosamente las cartas con su anillo.

 

“Proclamad ayuno”, escribió, “Y poned a Nabot delante del pueblo; y poned a dos hombres perversos delante de él, que atestigüen contra él y digan: ‘Tu has blasfemado a Dios y al rey’. Entonces sacadlo, y apedreadlo para que muera.”

 

¡Que terrible! ¿Sabían los hombres de la ciudad, esos ancianos y nobles, que Jezabel era la autora de esta conspiración criminal? ¿Pretendían no saber? ¿Desconocían la buena reputación de Nabot, y que esto era una trama contra él? No importa—siendo los hombres del , que es precisamente lo que eran—hicieron lo que el palacio real les pidió que hiciesen. Tuvieron su juicio formal, sentenciaron a un hombre bueno por la palabra de dos canallas, y le apedrearon hasta la muerte.

 

Pronto llegaron las noticias a Jezabel de que Nabot había muerto. Corrió a los aposentos de Acab, apartó bruscamente la ropa de cama de su cabeza y le gritó: “¡Levántate!”, “Toma posesión de la viña de Nabot”; “¡Ya no vive, está muerto!”

 

Hasta ahora, muchas preguntas sin contestar. El mal estaba hecho. Acab y Jezabel tenían lo que querían. O al menos, eso pensaban.

 

LOS SÍMBOLOS

 

La historia se lee como una parábola y tiene unas similitudes sorprendentes con las circunstancias que rodearon la muerte de Jesús. Sigue hablando a la condición presente de la iglesia. Leer sobre Nabot como una parábola, expone aún más la naturaleza, hechos, enseñanzas y obras de los Nicolaítas y del espíritu de Jezabel. Acab define particularmente  el espíritu Nicolaíta.

 

Casi cada persona, lugar y parte en esta historia tiene un significado simbólico, El nombre de Nabot significa “brote”. Como tal, es un tipo de Jesús, la raíz de Jesé. Vivió en Jezreel, que significa “Dios siembra. Jezreel es un tipo del Reino de Dios en el que Dios siembra la buena semilla de la palabra para cuidar su viña. La viña de Nabot representa la asamblea general de los-llamados-fuera, que es el cuerpo de Cristo—todos los que son nacidos de lo alto por la semilla eterna en Cristo. Jesús es la vid verdadera, el Padre es el sembrador y nosotros somos los pámpanos. Permanecemos en Él y ÉL permanece en nosotros. Juan 15:1-8. Nosotros somos la fruta de esa viña también.

Debemos saber que el enemigo de nuestra fe busca robar, matar y destruir (Juan 10:10), haciendo lo que sea necesario para reclamar la viña de Dios para sí mismo.

 

LA HERENCIA

 

Nabot se horrorizó por el insulto de Acab. Su viña era más que una parcela de terreno. Era la herencia de sus padres. “Guárdeme Jehová de que yo te dé a ti la heredad de mis padres.”, dijo a Acab.

 

Escucha el doble significado aquí: “la heredad de mis padres”. Lo que fue tomado de Nabot, fue tomado de sus antepasados igualmente. Si la herencia que yo vaya a dejar a mis hijos, me es robada, me es robada porque era mi herencia para ellos. Se convierte en una cosa personal.

 

Nosotros, como la viña de Dios, somos  su herencia. Pablo oró por los efesios—una oración que todos nosotros podemos reclamar—“para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de Él,  alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cual es la esperanza a qué ÉL os ha llamado, y cuales las riquezas de la gloria de Su herencia en los santos”. Efes. 1:17-18.

 

De igual modo, nosotros tenemos nuestra herencia en Él. Efesios 1:11 dice que hemos recibido una herencia por Cristo. Colosenses 1:12 añade que somos participantes de la herencia de los santos en luz. Hebreos 9:15 nos asegura que tenemos la promesa de la herencia eterna. 1ª Pedro 1:3-4 declara que hemos nacido de nuevo de entre los muertos para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo, que nos deja una herencia incorruptible. Está reservada en el cielo. Nuestra redención en Cristo Jesús es una herencia maravillosa para nosotros. Es lo que Dios quiere para nosotros. De igual modo, nuestra redención es una herencia para Dios. Es lo que Dios quiere para Él mismo. Para Él también es una cosa muy personal.

 

El Israel de antiguo recibió una herencia de tierra. Habían de tomarla para ellos mismos y para Dios. Espiritualmente hablando, también nosotros hemos recibido una tierra que poseer para nosotros y para Dios. Nuestra tierra es nuestras almas, es decir, nuestras mentes, voluntades y emociones. Tenemos una herencia espiritual de justicia, paz, y gozo en el Espíritu Santo, de redención, santificación y glorificación; de convertirnos en los hijos de Dios por la obediencia. Porque somos los herederos de Dios y coherederos con Cristo. Rom. 8:17. Recibimos lo que Dios tiene para nosotros y Dios recibe lo que Él debe tener de nosotros. Nos beneficiamos mutuamente.

 

Por tanto, no es ninguna sorpresa que Satanás tirara de las cuerdas sobre su marionetas de Acab para robarnos a nosotros y a Dios de nuestra herencia. Satanás, como Acab, quiere la viña de Dios para él mismo. Su misión fundamental en nuestras vidas es destruir a aquellos de nosotros que somos herederos y coherederos con Cristo. Los falsos pastores se camuflan entre el rebaño como lobos con piel de oveja, para reclamar la herencia de Dios para ellos mismos. Los pastores se refieren a sus congregaciones como el pueblo de ellos. Identificamos a un cuerpo de creyentes como la iglesia del “hermano Bobby”. No podemos poseer lo que pertenece a Dios. Pertenecemos los unos a los otros en el reino de Dios, pero nunca hemos de poseernos unos a otros. Somos sus ovejas, las ovejas de Su prado.

 

Acab quería la viña para hacerla un huerto, no por las uvas ni el vino que producía; quería cambiar su carácter. Los Acabs de hoy cambian el carácter de la viña santa de Dios. Clonan a los demás para parecerse a ellos mismos con el fin de satisfacer sus propios planes en lugar de permitir que el Espíritu Santo conforme a otros a la imagen de Jesús. Satanás gana el control de la viña de Dios a través de personalidades que se han engrandecido a sí mismas, de los Acabs de mano dura que gobiernan las iglesias.

 

LA PROPOSICIÓN

 

Acab prometió a Nabot que sustituiría su viña por una mejor, o le daría el precio en dinero a cambio de la misma. De forma similar, Satanás trató de comprar a Jesús cuando vino a Él en el desierto, le mostró todos los reinos del mundo, y le dijo que Él podría tener todos ellos y su gloria, si tan solo Él se postrase y le adorara.

 

Jesús respondió al Diablo: “Vete de Mí, Satanás, porque escrito está: ‘al Señor tu Dios adorarás y a Él solo servirás.’” Lucas 4:5-8. Nabot contestó a Acab diciendo, “Guárdeme Jehová que yo te dé a ti la heredad de mis padres.” Si Jesús se hubiera entregado a la tentación de venderse a Satanás, no habría habido “herencia en los santos”. Efesios 1:18.

 

Acab es un tipo del clero dentro de ese sistema de iglesia—aquellos que buscan algo para el yo. Los ministerios del tipo de Acab hoy deben tener seguidores para poder avanzar en poder, posición, riquezas y dominio. David Fitzpatrick afirma que el propósito del liderazgo es “ayudar a entrenar y equipar personas para ejercer el llamado de Dios que está sobre sus vidas…, pero la iglesia de hoy parece fluir con demasiada frecuencia en una dirección—hacia el centro, continuamente reuniendo los talentos y dones de todo el mundo y usándolos con el fin de lograr los objetivos de unos pocos.” Y enfatiza: “No creo que la vida de las personas deba consumirse en ayudar a un líder a conseguir sus metas en la vida.” Con simplicidad valiente, afirma, “Debemos liberar a las personas, no poseerlas”. {21}

 

LA TRAMA

 

El nombre Jezabel significa “sin marido”. Significa que era una mujer sin cobertura. Una mujer puede ser soltera, y estar cubierta; y puede estar casada, y no tener cobertura. La diferencia tiene que ver con que ella tenga un corazón sometido. Jezabel no solo no se sometió a la cabeza de su marido, sino que usurpó la cabeza de su marido. Llevaba la voz cantante. Como tal, es un tipo del sistema de iglesia ramera en el que las personas son las cabezas, y no Cristo. A través de estos sistemas, el espíritu de Jezabel trama y maquina para conseguir sus ambiciones y sus planes personales.

 

Esto le sucedió a Jesús. Mateo 26:3-4 dice: “Entonces, los principales sacerdotes, los escribas, y los ancianos del pueblo se reunieron en el patio del sumo sacerdote, llamado Caifás; y tuvieron consejo para prender con engaño a Jesús y matarle.” Podemos imaginar muy bien a ese espíritu de Jezabel rondando sobre los Acabs/Nicolaítas en el tiempo de Jesús, provocándoles para que crucificaran al Hijo del Dios viviente. Ciertamente estaba presente.

 

Como en el caso de Nabot, había dos hombres despreciables presentes para testificar contra Jesús. Mateo 26:59-61 lo documenta así: “Y los principales sacerdotes y los ancianos y todo el concilio buscaban falso testimonio contra Jesús, para entregarle a la muerte, y no lo hallaron, aunque muchos testigos falsos se presentaban. Pero al fin vinieron dos testigos falsos que dijeron: ‘Este dijo: ‘Puedo derribar al Templo de Dios y en tres días redificarlo’.”

 

Después de traer a Jesús ante Pilatos, comenzaron a acusarle de engañar a la nación y de prohibir el pago de impuestos al César, y de decir que Él era el Cristo, un Rey. Lucas 23:2. Él era el Cristo y Rey, pero su intento al decir esto, era maligno. Y como en el caso de Nabot, incluso le acusaron de blasfemia. Mateo 26:65.

 

Los fariseos, los saduceos, los gobernadores y los ancianos del Judaísmo en el tiempo de Cristo, tenían su espíritu político de Acab/Nicolaíta en ellos. Recuerda que Nicolaíta significa “conquistador de personas”. Juan 11:47-48 testifica de esto. “Entonces los principales sacerdotes y los fariseos reunieron el concilio y dijeron, ‘¿Qué haremos? Porque este hombre hace muchas señales. Si le dejamos así, todos creerán en él y vendrán los romanos y destruirán nuestro lugar santo y nuestra nación’.”

 

LA EJECUCIÓN

 

La trama contra Nabot fue ejecutada tal y como Jezabel la había preparado. Los ancianos y los nobles habían conocido seguramente a Nabot toda su vida, y sabían que las acusaciones eran falsas. No obstante, por causa de la intimidación influyente de los espíritus de Acab y de Jezabel, le mataron de cualquier forma. Sacaron a Nabot de la ciudad y le apedrearon hasta morir.

 

De la misma manera, los líderes religiosos, con las aprobaciones políticas, hicieron que Jesús fuera llevado fuera de los muros de la ciudad a una colina llamada Gólgota (que significa “calavera”) y ordenaron que fuera clavado a una cruz romana. Marcos 15:22.

 

Los Acabs y los Nicolaítas de la iglesia de hoy siguen intimidando a los creyentes con temor; por ejemplo, probablemente les digan que se saldrán de la voluntad de Dios si dejan la iglesia de ellos.

 

Hebreos 13:13 nos advierte diciendo: “salgamos, pues, a Él, fuera del campamento llevando su vituperio”. Salir del campamento hoy día para nosotros, es como salir del sistema de la iglesia ramera. No puedes vivir una vida entregada y dirigida por el Espíritu dentro de ella. O eres controlado por los que la dirigen o por el Espíritu Santo. La membresía de la iglesia es voluntaria. Si te has puesto voluntariamente bajo un liderazgo falso como el que tenemos en el sistema de la iglesia ramera, estás bajo una dirección y cabeza falsas. Si por el contrario, te dejas dirigir por el Espíritu Santo y eso corre en dirección opuesta a los planes del liderazgo en tu iglesia,  lo más probable es que causes problemas. Si los que la gobiernan no pueden controlarte, se enfadarán contigo, buscarán formas de silenciarte, y con suerte, te ignorarán.

 

LA POSESIÓN

 

Después de que Nabot fuera apedreado, Jezabel despertó a Acab y le dijo que tomara la posesión de la viña de Nabot. La posesividad y la propiedad son los rasgos principales de los espíritus Nicolaítas y de Jezabel.

 

La posesión de la viña de Nabot se convirtió en la caída de Acab y de Jezabel, porque Dios libró su juicio contra ellos. De la misma forma, la muerte de Jesús por los “Acabs” de Su día, fue su derrota. Jesús dejó muy claro a los discípulos que ningún hombre podría tomar Su vida. Tenía el poder para ponerla y para tomarla otra vez. Juan 10:18. Jesús puso Su vida por Sus ovejas. Juan 10:15.

 

La historia antigua de Nabot, Acab y Jezabel se ha dado como una actuación avanzada en el escenario de la historia. Solo los nombres y los personajes han cambiado. 1ª Reyes 21:15-16 podían leerse igualmente así: “Y sucedió que cuando el espíritu de Jezabel oyó que Jesús y todos los apóstoles habían muerto, que dijo a los Acabs/Nicolaítas (clero), “Levantaos e id a los-llamados-fuera, y tomar posesión de ellos”. Eso es exactamente lo que sucedió, y han gobernado las iglesias desde el siglo segundo DC hasta hoy.

 

La estrategia de Balaam permanece igual hasta este día: ”Si no podemos maldecirles, les seduciremos para que caigan en la prostitución de Yo”. Cueste lo que cueste, los Acabas y los Nicolaítas deben poseer a los “suyos propios.”

 

EL ESPÍRITU DE ELÍAS

 

Aquella mañana era diferente de la mañana cuando Nabot probó las maduras y frescas uvas de su viña. Esta mañana Acab se había levantado temprano para ver los campos arados de la viña de Nabot, en un momento en el que la muerte de Nabot todavía rondaba cada surco de la tierra. A Acab, esto no podía importarle menos. Tenía lo que quería, o al menos, así pensaba él.

 

Un airado Elías, con el fuego de la unción de Dios en sus ojos, no perdió tiempo ni intercambió cortesías. “¿No mataste, y también has despojado?”  Y volverás a hablarle: “Así ha dicho Jehová: ’En el mismo lugar donde lamieron los perros la sangrede Nabot, los perros lamerán también tu sangre, tu misma sangre’.” 1ª Reyes 21:19

 

Tambaleándose sobre su propia ineptitud, Acab preguntó a Elías, “¿Me hallaste, enemigo mío?” Los Acabs siempre verán a los verdaderos profetas de Dios como sus enemigos, porque los verdaderos profetas no les dicen lo que los Acabs quieren oír.

 

“Te hallé”, contestó Elías, “porque te vendiste a obrar el mal a los ojos de Jehová”. Además, Dios declaró a través de Elías, que traería el mal sobre Acab, cortaría su postrimería y haría de su casa como la de Jeroboam y Basa, por la forma en que provocó a ira al Señor e hizo pecar a Israel. Y así sucedió, tal y como Elías había profetizado.

 

El Espíritu de Elías está siendo liberado hoy en parte para pronunciar juicio contra los Acabs y Jezabeles que enseñan y seducen a los siervos de Dios a cometer fornicación y a comer cosas sacrificadas a los ídolos. Apoc. 2:20. ¡Cómo damos nuestro afecto, tiempo, dinero, energías, hijos y cosas semejantes, a estos sistemas idolátricos de iglesia en los que nos hallamos!

 

LA VALIDACIÓN

 

Jesús contó una parábola que suena extrañamente parecida a la historia de Nabot por causa de la envida, el crimen y el juicio que aparecen en ella:

 

“Hubo un hombre, padre de familia, el cual  plantó una viña,  la cercó de vallado, cavó en ella un lagar, edificó una torre, y la arrendó a unos labradores, y se fue lejos.”

 

Cuando se acercó el tiempo de los frutos, envió a sus siervos a los labradores,  para que recibiesen sus frutos. Más los labradores, tomando a los siervos, a uno golpearon, a otro mataron, y a otro apedrearon.

 

Envió de nuevo otros siervos, más que los primeros, e hicieron con ellos de la misma manera. Finalmente les envió a su hijo diciendo, tendrán respeto a mi hijo. Más los labradores cuando vieron al hijo, dijeron entre sí: Éste es heredero, matémosle y apoderémonos de su heredad. Y tomándole, le echaron fuera de la viña y le mataron.

 

Cuándo venga, pues, el Señor de la viña, ¿Qué hará a aquellos labradores?

 

Le dijeron:  A los malos destruirá sin misericordia y arrendará su viña a otros labradores, que le paguen el fruto a su tiempo.

 

Jesús les dijo: ¿Nunca leísteis en las Escrituras, ‘La piedra que desecharon los edificadores ha venido a ser cabeza del ángulo,  el Señor ha hecho esto, y es cosa maravillosa a nuestros ojos?  Por tanto, os digo, que el Reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él.  Y el que cayere sobre esta piedra será quebrantado…

 

Y oyendo sus parábolas los principales sacerdotes y los fariseos, entendieron que hablaba de ellos. Pero al buscar como echarle mano, temían  al pueblo porque éste le tenía por profeta.” Mateo 21: 33-46.

 

El señor en esta parábola es Dios el Padre. La viña es Su asamblea de los-llamados-fuera, los verdaderos herederos de Abraham, herederos por la fe. Los labradores eran la nación de Israel, que en aquel tiempo estaba siendo gobernada por los sistemas políticos y religiosos de los fariseos, saduceos, escribas y gobernadores. Los siervos a quienes asesinaron son los profetas. El Hijo a quién también mataron fue Jesucristo. La nación a quién Él entregó el cuidado de la viña (el Reino de Dios) son los Gentiles.

 

Esta parábola habla igualmente de la condición del sistema de la iglesia hoy, y los Nicolaítas en ese sistema de iglesia hoy perpetúan la actitud de los fariseos, saduceos, escribas y gobernadores. Una vez más, el Espíritu del Señor testifica que la viña (los-llamados-fuera) será quitada de ellos y será entregada a aquellos que lleven a los-llamados-fuera, a la plenitud de Cristo. Serán pastores que no buscarán nada para ellos mismos.

 

Acab es un tipo del Yo en el trono. Jezabel es la prostitución de la búsqueda de cosas para el Yo. Cuando se trata de esa Cosa que llamamos la iglesia, ella se confabula para estar en el trono—practicando su hechicería para poseer la herencia de Dios en los santos.

Anuncios

Acerca de txemarmesto

Mi intención es divulgar el mensaje de Amor y Salvación de Jesucristo, en estos Tiempos Finales; tiempos en los que como los días de Noé y Sodoma, la maldad alcanza su cénit. Jesucristo es la única Puerta para despertar y salir del "Matrix". JESUCRISTO EL SEÑOR ES NUESTRO SEÑOR, !BIENVENIDOS! (JORDÁN="EL QUE DESCIENDE, BAJA O SE POSTRA") Gracia y paz en el Señor Jesucristo. Es nuestro deseo contribuir a que Dios pueda llamar a Su pueblo a SALIR DEL SISTEMA BABILÓNICO (Ap. 18:4): POLÍTICO, ECONÓMICO Y RELIGIOSO ( el cristianismo denominacional, babilónico, apóstata, nicolaíta y leudado, especialmente el laodicense), para formar parte de las PRIMICIAS, esto es, el REMANENTE santo y fiel de los VENCEDORES, el EJÉRCITO que traerá el Último Gran Avivamiento Mundial (U.G.A.) y peleará la BATALLA FINAL, tendiendo así la "alfombra roja" al Señor Jesucristo en su segunda venida. Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra (finis-terre). (Hc 1:8; ver Hc 13:47) Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin. (Mat 24:14) Creemos que es necesario que las iglesias locales, en experiencia CORPORATIVA, CRUCEN EL JORDÁN de la muerte, (a la carne, la religión y el humanismo) y ACAMPEN (entrando en el Aposento Alto), para ser CIRCUNCIDADAS, celebrar su PASCUA de RESURRECCIÓN y ser investidas del PODER DE LO ALTO, que las capacite para su comisión en estos peligrosos últimos días del fin de la era, pero !aleluya! TIEMPOS DE LA RESTAURACIÓN DE TODAS LAS COSAS. !Aleluya, el Señor viene! LA CUMBRE ESPIRITUAL: CONFIANZA Y GRATITUD: Quietud (confianza) y gratitud (alabanza) son los antídotos contra la incredulidad (miedo) y la murmuración (queja); cuando se aplica la quietud al miedo produce paz; cuando se aplica la alabanza (contentamiento) a la queja, produce gozo. El segundo remedio solo funciona cuando el miedo ha sido ya sanado; es decir cuando se aplica sobre la base de la paz. Teniendo paz y gozo estamos libres para el AMOR. VISIÓN-MISIÓN: Para que sepan cual es la visión-misión de este blog, les sugerimos comenzar con la entrada: http://txemarmesto.blogspot.com.es/2010/06/como-comenzara-el-uga-ultimo-gran.html EL MISTERIO DE LA VIDA HUMANA, CÓMO SOMOS SALVOS Y QUÉ OCURRE EN NOSOTROS AL SERLO: http://txemarmesto.blogspot.com.es/2012/07/como-somos-salvos-y-que-ocurre-en.html
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a LA VIÑA DE NABOT versus EL SISTEMA DE LA COSA LLAMADA IGLESIA (Charles E. Newbold Jr. – El Sistema de la Iglesia Ramera)

  1. abner leiva inostroza dijo:

    hermoso y muy actual la reflexcion de verdad hermoso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s